Expertos en epidemiología alrededor del mundo han alertado sobre los riesgos de viajar en el saturado transporte público. Han recomendado utilizar la bicicleta o caminar cuando sea posible para evitar el transporte público, para así no contagiarse con el virus, covid-19. Por tal razón, médicos y empleados de empresas, han comenzado a utilizar la bicicleta como una alternativa para frenar el número de contagios..

Estrategias para el uso de la bicicleta

Una de las estrategias es la implementación de ciclovías temporales para exhortar a las personas a utilizar la bici de manera segura para su transporte, y así, evitar las grandes aglomeraciones en el transporte público que llegan a ser un foco de contagio.

Los carriles bici temporales han dado seguridad a las personas que han comenzado a utilizar la bicicleta para transportarse, en las ciudades principalmente, ya que en cuarentena el temor a la propagación del virus es grande. De no haber sido por la medida, estas personas no estarían utilizando la bicicleta como su medio de transporte. Seguirían utilizando el transporte público, arriesgándose al contagio por el virus que crece día a día.

La necesidad de desplazamiento de muchas personas aún en tiempo de contingencia es grande. Por ello que usar la bicicleta puede ser un factor muy importante para la mitigación de la propagación del virus. De tal forma que ciudades como Minneapolis; Vancouver; Budapest; Viena; Auckland, entre otras, han planeado una red de ciclovías y carriles bici en sus calles principales. Han reasignado el espacio del automóvil a la bici, dando una forma salubre de transportarse sin el temor a contagiarse.