Ahora que se puede salir a rodar de nuevo es muy importante que antes de dar el primer pedalazo realices un mantenimiento básico en casa, debido a que tu bicicleta permaneció guardada acumulando polvo.

Consejos Básicos

Revisa si los tornillos están flojos

Las vibraciones que recibe la bicicleta cada vez que pasa por terrenos inestables, pueden hacer que la tornillería de los puntos de contacto como el manillar o el sillín se vaya aflojando a medida que recorremos más y más kilómetros.

Si no lo recuerdas o definitivamente nunca lo has hecho, es el momento perfecto para que compruebes si los tornillos están apretados o no.

Revisa primero el manubrio o timón

Es muy importante verificar que la tornillería del manubrio esté bien apretada para que esta pieza, volante o dirección, no se vaya hacia adelante ni sufra movimientos bruscos e inesperados en medio del recorrido.

Lo ideal entonces es utilizar llaves hexagonales para verificar la tensión de los tornillos y apretarlos en caso de que sea necesario. Realiza este procedimiento antes de salir a montar para que quede firme y te garantice una mayor seguridad en tus viajes.

 

Revisa si la llanta y la dirección trabajan coordinadamente

En el proceso de mantenimiento de la parte delantera de la bicicleta también es muy importante que verifiques que la dirección no esté floja. o sea, que cuando gires el manillar hacia la derecha o hacia la izquierda, la rueda también gire. En algunas ocasiones puede pasar que se haya aflojado el tornillo, una falla muy peligrosa que podría ser la causa de un accidente.

Se recomienda sujetar la rueda delantera haciéndole presión con las rodillas y mover el manillar hacia los lados con las manos para verificar si está floja. Si no hay sincronía en el movimiento y la llanta permanece quieta cuando giras, lo mejor es que aprietes el tornillo hasta que la llanta delantera gire de acuerdo a la orden que das desde el manillar.

Verifica que las ruedas no tengan fuego

El concepto de “fuego” se utiliza generalmente para referirse a algo que no encaja bien. En este caso hay que verificar que las ruedas no queden “bailando” para un lado y para el otro. Si esto te ocurre, puede que la llanta no esté bien asentada en los topes, aprieta bien los tornillosde la rueda para que quede derecha y bien encajada.

 

Aprieta los tornillos del sillín

Es importante verificar revisar los tornillos del sillín. Unos tornillos bien apretados evitarán que el ángulo del asiento se desacomode. Este error es común y pese a que no representa riesgos para la integridad del deportista, sí es muy incómodo, nos obliga a hacer paradas para volver a poner la silla en su posición original.